18.7 C
La Serena
Domingo, Febrero 5, 2023
spot_img

Indra despliega el sistema más avanzado de vigilancia forestal y lucha contra el fuego

Indra, una de las principales compañías globales de tecnología y consultoría, ha completado un sistema más avanzado de detección temprana y protección frente a incendios forestales. Un sistema que ya fue puesto en marcha durante este año en España, después de los graves incendios ocurridos.

En Chile, la temporada de incendios es sin duda uno de los problemas que aquejan a muchas regiones del país en temporada de verano. Si bien, estos pueden variar dependiendo de la magnitud del sector, el suelo y las condiciones climáticas, es un hecho que la afectación de estos tiene incidencia directa en la flora y fauna de nuestro país.

Uno de los incendios más grandes del país, fue sin duda el ocurrido durante el año 2017 entre el 18 de enero y el 5 de febrero, que se extendió desde la región de Coquimbo hasta Los Lagos, siendo las regiones de O’Higgins, Maule y Biobío las más afectadas, convirtiéndose en un episodio mundial por la escala global de medición de incendios, el cual ha sido catalogado de “quinta generación”; la escala de incendios más destructiva conocida.

Bajo estas circunstancias es que el sistema Faedo de Indra puede lograr cubrir la vigilancia de más de 1.000 kilómetros cuadrados, logrando proteger áreas en la que se logran concentrar una gran diversidad de parques naturales de incalculable valor.

Faedo está integrado por un conjunto de cámaras térmicas y estaciones meteorológicas que vigilan día y noche y envían las imágenes y datos en tiempo real al centro de control. Un potente software basado en inteligencia artificial se encarga de procesarlas y buscar cualquier columna de humo o fuente de calor para determinar si se está produciendo un incendio.

Para Marco López, Gerente responsable del mercado de Defensa y Seguridad en Indra en Chile, Faedo se diferencia de otros sistemas “por su capacidad para distinguir pequeños focos de fuego de forma temprana, con un nivel de falsas alarmas extremadamente bajo. Cuantas más horas está en servicio, más aprende y más eficaz e inteligente se vuelve”, afirma.

El sistema se integra además con el simulador predictivo que permite detectar el fuego y lanzar una alarma, además de analizar las condiciones meteorológicas de viento, humedad, temperatura y volumen de masa vegetal para determinar en qué dirección y a qué velocidad se podría extender el fuego.

Con esta información es posible estudiar la información sobre un modelo de cartografía 3D levantado en una mesa de simulación. Sobre ella,se logra planificar la intervención, identificando poblaciones que puedan verse afectadas, vías de acceso y evacuación, depósitos de agua cercanos, etc. En donde también se dispone de un sistema de simulación para analizar qué ocurriría si cambiase cualquiera de las variables.

El centro de mando dispone de todas las herramientas para planificar, activar y coordinar el despliegue, manteniendo contacto con los efectivos sobre el terreno. Se apoyan para ello en un vehículo de mando avanzado que se desplaza a la zona para dirigir las actividades de extinción.

Según López, la introducción de todas estas tecnologías “resulta imprescindible para proteger los bosques y las vidas y propiedades de la población que vive en zonas rurales”. Con el cambio climático, explican, “el número de incendios de gran magnitud está aumentando. Países como Portugal, Estados Unidos o Australia ya han sufrido las devastadoras consecuencias de incendios de tal magnitud que resultan imposibles de controlar. Es más sencillo poner todos los medios para evitarlos, porque los daños que causan después son enormes”, comenta.

Las tecnologías para proteger bosques y responder a emergencias están evolucionando a una velocidad vertiginosa e incorporando todo tipo de avances. Inteligencia artificial, computación en la nube, hiperconectividad, sensorización, el internet de las cosas, el uso de drones e incluso de datos recogidos desde el espacio con satélites. Todas estas tecnologías reforzarán la resiliencia y elevarán la productividad y sostenibilidad del campo, que se prepara para vivir una profunda digitalización.

Notas Relacionadas

Conéctate

4,941FansMe gusta
1,615SeguidoresSeguir
4,264SeguidoresSeguir
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img