3 de septiembre del 2015/SANTIAGO

El presidente de Empresas Sutil  Juan Sutil se dirige a los asistentes, durante el XXI congreso de finanzas y negocios CONFYN 2015, la actividad se realizo en Casa Piedra en la Comuna de Vitacura.

FOTO: JAVIER SALVO/AGENCIAUNO

Fondo empresarial para la emergencia de salud destina recursos y apoyo para acciones de Fundaciones enfocadas en población más vulnerable

Tanto los recursos reunidos, como el aporte en capacidades, infraestructura, redes y gestión del mundo empresarial, se concretarán a través de iniciativas que buscan fortalecer el trabajo en tres ámbitos para abordar la emergencia sanitaria: Estado, Municipios y Fundaciones enfocadas en la población más vulnerable.

Esta mañana, se dio a conocer el trabajo que se realizará con las diferentes Fundaciones y el foco con el que se priorizarán los recursos de acuerdo a sus prioridades y principales necesidades detectadas. Se trata de Fundaciones que atienden principalmente a grupos de riesgo de coronavirus en la población más vulnerable y menos autovalente, en las que hoy se requiere con urgencia inversión en capital humano, insumos y equipamiento para lograr una aislación eficaz o prevenir el contagio en adultos mayores, niños, personas postradas, enfermos crónicos o personas en situación de calle.

El presidente de la CPC, Juan Sutil, explicó,  “Desde el mundo empresarial buscamos actuar de manera colaborativa aunando voluntades y congregando esfuerzos que convoquen y unifiquen a los chilenos desde la solidaridad. Con este espíritu, estamos trabajando en conjunto con las fundaciones que conocen directamente los principales riesgos y necesidades más urgentes de las personas que cuidan y que hoy enfrentan una situación especialmente delicada”.

En esta primera etapa, las Fundaciones que recibirán apoyo del Fondo Privado de Emergencia para la Salud de Chile, son:

  1. Adultos mayores
  • Fundación Las Rosas: Insumos y equipamiento de salud para mejorar la seguridad sanitaria de los adultos mayores, los trabajadores y voluntarios.
  • Hogar de Cristo: Apoyo a residencias (con insumos y equipamiento de salud para mejorar la seguridad sanitaria de los adultos mayores, los trabajadores y voluntarios) y atención domiciliaria  (atención básica de alimentación, apoyo en urgencias, insumos de salud y monitoreo en domicilio).
  • Hermanitas de los Pobres: Mejora de infraestructura, dotación de personal, materiales e insumos para el cuidado de adultos mayores vulnerables.
  1. Personas en situación de calle
  • Hogar de Cristo: Insumos y equipamiento de salud para mejorar la seguridad sanitaria de quienes viven en la calle, los trabajadores y voluntarios.
  • Refugio de Cristo, Valparaíso: Aumento de la dotación profesional e insumos para apoyar durante la crisis las labores de cuidado y protección de niñas, niños y adolescentes en situación de pobreza o abandono.
  1. Personas en campamentos
  • Techo: Operativos diarios en campamentos de personas de escasos recursos con vehículos habilitados para atención general y detección de Covid-19.
  1. Enfermos Crónicos
  • Fundación Nuestros Hijos: Apoyo en traslado seguro de niños enfermos de cáncer para que no utilicen el transporte público y así disminuir probabilidad de contagio. Apoyo en tele rehabilitación (insumos necesarios para continuar realizando los tratamientos remotamente).
  • Fundación Pro Salud Renal: Insumos y equipamiento de salud para mejorar la seguridad sanitaria de los enfermos y los trabajadores.

Con el fin de mantener lo más protegidos posible a los grupos más vulnerables, se trabajará además con la Fundación Red de Alimentos, la cual apoyará a más 27 mil personas en 363 centros a lo largo de todo el país a través de la compra y distribución de alimentos y productos de higiene y aseo en Residencias de Adultos Mayores, Centros de Salud, comedores sociales, colegios, juntas de vecinos, entre otros.

El trabajo de todas estas fundaciones permitirá impactar a un total de 70 mil personas vulnerables (con foco en adultos mayores, niños con cáncer, personas en situación de calle, enfermos crónicos), además de 5.600 trabajadores y voluntarios.

Para el presidente de la CChC La Serena, Eduardo Soto esta iniciativa plausible del mundo empresarial “es el reflejo de un esfuerzo colaborativo y mancomunado que demuestra cómo se deben hacer las cosas. Más aún considerando el alto impacto que tendrá este sustancial aporte a miles de personas vulnerables y de riesgo del país y de nuestras regiones que tanto lo necesitan en estos difíciles momentos”.

Desde el punto de vista de los recursos, son iniciativas que involucran un total de 6.083 millones de pesos, que se suman a los aportes que las empresas están entregando a estas fundaciones y al país, a través de su capacidad de gestión y articulación, las instalaciones del sector privado, la infraestructura estratégica y todo lo que hoy pueda ayudar a salir juntos de esta emergencia.

Compartir en .....