Data-Center

La evolución de los Data Center

La aceleración de la transformación digital que se ha dado en los últimos años ha estado potenciada por el aumento en la capacidad de almacenamiento. Actualmente, la pandemia ha contribuido aún más en este proceso, uno en el que las empresas se están dando cuenta que ser dueñas de una data center no tiene necesariamente más beneficios que tercerizar esta operación.

Cada vez existen más proveedores de servicios por suscripción y como consecuencia los data center han cambiado su arquitectura inicial absolutamente on premise y que guardaba data de una sola organización. Hoy estos espacios poseen una gran capacidad de almacenaje, pudiendo albergar estructuras de nube pública, espacios virtuales que pueden ser cien por ciento tercerizados por las organizaciones para mantener sus datos protegidos e ir escalando en capacidad en la medida que lo vayan necesitando.

Esta tecnología, así como ha ido evolucionando con el paso de los años, también ha aumentado su cantidad de establecimientos en el mundo. Destaca su presencia en Sudamérica con unos 113 data centers, de los cuales 11 están en Chile, repartidos entre Santiago y Los Andes. Actualmente, hay más de 2.000 distribuidos entre los cinco continentes.

El aumento de data centers en el mundo va en línea con el crecimiento de la economía digital y la necesidad de poder guardar la data de una forma más segura. De la mano con la llegada de nuevas tecnológicas, a fines de este año se instalará en Chile la primera región de nube pública de Oracle, denominada OCI (Oracle Cloud Infrastructure) alojada en un data center local.

Establecimientos de este estilo destacan como puntos estratégicos que optimizan los servicios de la nube a través de un modelo amplio y flexible, mejorando también la experiencia de sus usuarios. Según proyecciones de IDC, para 2021 en América Latina, la infraestructura en nube crecerá un 26.7%, donde las soluciones de IaaS aumentarán en un 29,4%, Paas en 36,9% y Saas en 19,8%.

El ayer y el hoy de los data center

Desde sus comienzos en los años 90, los data center han tenido una importante evolución que ha continuado hasta el día de hoy.

En un inicio, solo albergaban unos pocos servidores, pero al poco tiempo, comenzaron a expandir su infraestructura, aumentando así su capacidad de almacenaje.

La posibilidad de respaldar mucha data que entregaban los data center sedujo a las empresas que vendían soluciones de software online, las cuales se vieron interesadas en guardar sus productos dentro de los centros de datos.

Actualmente, estos espacios están cambiando de un modelo de propiedad de infraestructura, hardware y software, hacia un sistema de suscripción, reaccionando en base a la cantidad de demanda existente en el mundo de los datos.

El gran flujo de información se puede mantener en diferentes modelos del cloud dentro de un data center; uno es la nube pública, la cual representa un conjunto compartido de recursos, que sirven a muchas organizaciones, startups y personas, y no solo a una entidad en específico.

Otro de los beneficios que entrega un data center es la reducción de latencia en el servicio, lo que se traduce en la disminución del tiempo que toma que un dato sea rescatado del centro de datos donde el usuario tiene alojada y protegida su información.

Su funcionamiento en materia de seguridad cuenta con la implementación de sistemas autónomos, los que a través de la IA (Inteligencia Artificial) pueden aprovechar las fuentes de datos para identificar, analizar, alertar, tomar medidas y remediar incidentes de seguridad y actividad maliciosa.

Así como los datos se han convertido en el petróleo del siglo XXI, también han ganado importancia los establecimientos que puedan guardarlos de manera segura. La información de muchas empresas se almacena en miles de data centers, los cuales se modernizan día a día para poder entregarles un mejor servicio a sus millones de usuarios alrededor de todo el mundo.

Compartir en .....